Imagen de iKNOW Politics
Español

La próxima semana se pondrá en marcha una iniciativa para hacer de Burkina Faso el segundo país de África occidental después de Benin en promulgar legislación para combatir todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas. Los días 14 y 15 de junio se celebrará una consulta organizada por el parlamento de Burkina Faso y la UIP en la que participarán diputados, personal parlamentario, ministros, agentes del orden, así como representantes de la sociedad civil y de grupos de defensa de la mujer y de los derechos humanos, que será el primer paso en el proceso de elaboración de un nuevo proyecto de ley para combatir la violencia contra las mujeres en el país. En la consulta se examinarán las diferentes formas de violencia, sus causas, su prevalencia y consecuencias, así como los problemas que plantea abordar esa cuestión. La consulta culminará con la creación de un comité integrado por diputados y expertos nacionales e internacionales, entre ellos un representante de la UIP, así como miembros de la sociedad civil, que se encargará de elaborar el proyecto de ley.

Las mujeres de Burkina Faso, uno de los países más pobres de África Occidental, sufren formas generalizadas y múltiples de violencia, entre ellas la más común, que es la violencia doméstica, además de otras formas como la violación, el matrimonio precoz y el matrimonio forzado. Según un estudio de 2008, uno de cada cinco hombres golpea habitualmente a su esposa por cuestionar su autoridad, mientras que según otro estudio, el 71% de las mujeres considera que es aceptable que sus maridos las golpeen por salir de casa sin advertirlo, quemar la comida, discutir con él o no tener suficiente cuidado de los hijos. El problema se ve agravado por la actuación de los agentes del orden, que consideran que la violencia, particularmente la violencia doméstica, es un asunto privado y sin importancia.

 La asistencia que presta la UIP al parlamento de Burkina Faso, financiado por Irish Aid, es similar al apoyo que se ofreció a Togo, en cuyo parlamento se ha presentado un proyecto de ley que está pendiente de la revisión por la comisión. También se está prestando apoyo a Burundi para hacer frente a la violencia basada en el género.

 

 

 

 

 

 

 

Share this article with your social networks: