Violencia contra las mujeres en la política

Discusiones electrónicas

 Atrás

Violencia contra las mujeres en la política

Durante más de un año, el innovador movimiento #MeToo y la iniciativa relacionada Time´s Up rompieron los tabúes y provocaron una conversación global sin precedentes sobre el sexismo, el hostigamiento y la violencia que muchas mujeres enfrentan en entornos profesionales.

Las mujeres políticas también han estado diciendo #MeToo en política. Con mujeres que representan solo el 5,2% de los Jefes de Gobierno, el 6,6% de los Jefes de Estado [1] y el 24% de los parlamentarios a nivel mundial [2], la política está dominada por los hombres. Pero como en otros sectores, las mujeres están cada vez más presentes en los parlamentos y las asambleas, los organismos gubernamentales y los partidos políticos. A medida que las mujeres continúan desafiando las normas de género que tradicionalmente las han mantenido fuera de la política, encuentran hostilidad y violencia en estas instituciones.[3] 

La violencia contra las mujeres en la política puede ser de naturaleza física, sexual o psicológica. Tanto los hombres como las mujeres pueden verse afectados por la violencia en la política, pero la violencia contra las mujeres en la política está basada en el género. Se dirige a las mujeres debido a su género y los actos de violencia están basados en el género, como los comentarios sexistas o el acoso sexual y violencia. La violencia contra las mujeres en la política es una violación de los derechos humanos y, al obstaculizar la participación política de las mujeres, también es una violación de los derechos políticos de las mujeres.[4]

Un estudio global de la Unión Interparlamentaria (UIP) publicado en 2016, y un estudio de 2018 centrado en países europeos, encontró que la violencia contra las mujeres en la política es generalizada. Ambos estudios revelaron que más del 80% de las mujeres encuestadas miembros del Parlamento (MP) habían sufrido actos de violencia psicológica, que incluían, entre otras cosas, amenazas de muerte, violación, golpizas o secuestros durante sus períodos parlamentarios. Los estudios también revelaron que los actos de violencia psicológica contra las mujeres parlamentarias son especialmente profusos en internet y en las redes sociales. Los comentarios sexistas y misóginos, las imágenes humillantes, el mobbing, la intimidación y las amenazas contra las mujeres en la vida pública o las que expresan opiniones políticas públicamente se han convertido en algo común. Las parlamentarias jóvenes y las mujeres que luchan contra la desigualdad de género y la violencia contra las mujeres han sido a menudo atacadas de una manera particular.

Los estudios también mostraron que una cuarta parte de las mujeres parlamentarias entrevistadas fueron objeto de acoso sexual perpetrado por colegas parlamentarios hombres, tanto de su propio partido político como de partidos de la oposición. 

Objetivo de la discusión electrónica

La lucha mundial para promover la participación igualitaria de las mujeres en la toma de decisiones y para poner fin a todas las formas de violencia contra las mujeres está recibiendo una atención sin precedentes a medida que más mujeres en la política se expresan a través del movimiento #MeToo. Del mismo modo, la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible ha puesto de relieve a nivel mundial los compromisos de todos los países para eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas (Meta 5.2 de los ODS) y garantizar la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades para el liderazgo en todos los niveles. de la toma de decisiones en la vida política, económica y pública (SDG Target 5.5). iKNOW Politics y sus socios lanzarán esta discusión electrónica junto con los 16 días de activismo contra la violencia de género. Las contribuciones en árabe, inglés, francés y español son bienvenidas del 26 de noviembre al 21 de diciembre de 2018. La discusión electrónica busca crear conciencia sobre el tema de la violencia de género contra las mujeres en la política y ampliar el diálogo sobre cómo hacer que los espacios políticos sean más seguros. Y más inclusivo para las mujeres.

Preguntas

  1. ¿Qué está causando que la violencia contra las mujeres en la política ocurra tan ampliamente en todo el mundo?
  2. La UIP informa que aproximadamente la mitad de las parlamentarias sometidas a actos de violencia no las denuncian al servicio de seguridad parlamentaria ni a la policía. La tasa de denuncia por acoso sexual es incluso mucho menor. ¿Por qué crees que es? ¿Qué debe cambiar para garantizar que se informen todos los incidentes?
  3. Las redes sociales son un lugar destacado en el que se cometen actos de violencia psicológica (por ejemplo, comentarios sexistas y misóginos, imágenes humillantes, acoso, intimidación y amenazas) contra mujeres en la política. ¿Cómo explicas esto? ¿Cómo podemos asegurarnos de que las redes sociales sean un espacio seguro para ellos?
  4. La violencia contra las mujeres en la política hace que el trabajo de las mujeres políticas sea difícil y potencialmente peligroso y, por lo tanto, poco atractivo como opción de carrera. ¿Qué mensaje le daría a las mujeres que están desanimadas de participar en la vida política debido al temor o la amenaza de violencia?

Para contribuir:

  1. Utilice la sección de comentarios.
  2. Envíe sus aportaciones a connect@iknowpolitics.org.

Notas

[1] Situación el 1 de noviembre de 2018. Datos compilados por ONU Mujeres basados en información proporcionada por las Misiones Permanentes de Naciones Unidas.

[2] Situación el 1 de octubre de 2018. Mujeres en los parlamentos nacionales, UIP: archive.ipu.org/wmn-e/world.htm  (consultado el 6 de noviembre de 2018).

[3] UIP, "Sexismo, hostigamiento y violencia contra las mujeres en los parlamentos de Europa", octubre de 2018.

[4] Naciones Unidas, “Informe de la Relatora Especial sobre la violencia contra la mujer, sus causas y consecuencias sobre la violencia contra la mujer en la política”, párr. 11 de agosto de 2018. Ver también ONU Mujeres, “Violence against women in politics: Expert Group Meeting report and recommendations”, 2018, y NDI, “Not The Cost: Stopping Violence Against Women in Politics”, 2016.

Hay 3 Los comentarios en esta versión, Más comentarios están disponibles en diferentes idiomas.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.

También puede utilizar la opción de abajo para publicar comentarios utilizando la cuenta Social

Imagen de Tamarah Santana

Cuando un hombre mata a una mujer, está también destruyendo su vida, la vida de su madre, su suegra, la de toda la familia, pero, principalmente la de los hijos.

Imagen de Fatima Mena

A medida que las mujeres hemos avanzado hacia la igualdad, hemos logrado avances históricos en la vida política, y estamos tomando posiciones de poder cada vez más activas en la sociedad, líderezas de partidos políticos, concejalas/ regidoras en gobiernos locales y alcaldesas, ministras, diputadas o senadoras, primeras ministras y presidentas. Es nuestro derecho participar política en forma plena y equitativa, esto beneficia a nuestras comunidades y sus países, y es de suma importancia resaltar que no podemos hablar de democracia sin una participación de nosotras las mujeres en igualdad de condiciones y sin violencia.

La realidad de la mujeres en política, alrededor del mundo presenta muchos desafíos, los informes reportan que las mujeres al reclamar nuestros derechos a participar en la política, nos encontramos con actos que incluyen entre otros hostigamiento, abuso psicológico (en persona o en línea) y asalto físico o sexual.

Estas formas de violencia ocurren en espacios privados, públicos o "públicos protegidos" que son aquellos espacios en los que siendo espacios públicos, en el marco de las campañas políticas se vuelven espacios de protección para los agresores, en especial protegidos por los líderes de los partidos políticos.

Los partidos políticos son una de las áreas clave donde la violencia contra las mujeres en la política, los partidos políticos son una piedra angular de la democracia. El Instituto Nacional Demócrata (NDI) ha estado examinando la violencia que enfrentan las mujeres miembros del partido dentro de sus partidos políticos, incluso en mi país de Honduras (https://www.ndi.org/publications/violence-against-women-politics-research -políticas-partidos-honduras). Sobre la base de su herramienta de evaluación de partidos políticos Win With Women de larga data, el NDI creó la Evaluación de No Parte a la Violencia (https://www.ndi.org/publications/no-party-violence-analyzing-violence-ag... partidos políticos). Esta evaluación incluye una encuesta, un grupo focal y herramientas de entrevista a profundidad que se utilizaron con mujeres y hombres en el liderazgo y la membresía de los partidos para desarrollar planes de acción para erradicar la violencia dirigida a las mujeres dentro de su propio partido político. Las herramientas y la metodología de evaluación No Parte a la Violencia están diseñadas para identificar a los autores, incidentes, víctimas y el impacto de la violencia en las mujeres en sus propios partidos políticos; crear conciencia sobre el problema y su impacto a través de la recopilación de datos cuantitativos y cualitativos para crear conciencia sobre el problema y su impacto; y brinda oportunidades de acción basadas en la evidencia para evaluar y contrarrestar la violencia contra las mujeres en los partidos políticos a través de las partes interesadas de los partidos políticos internacionales y nacionales.

El análisis del NDI confirma que la violencia de género dentro de los partidos políticos continúa impidiendo la capacidad de las mujeres para ser participantes en igualdad de condiciones y activas en el ámbito político. Mientras que el 68% de las mujeres que respondieron en las encuestas de NDI revelaron un incidente violento a un miembro de la familia o colega, pero no necesariamente a las autoridades del partido o a la policía esto indica la desconfianza a los mecanismos de información formal ya sea—dentro o fuera—del partido. La importante información recopilada de estas evaluaciones se está utilizando ahora para crear recomendaciones a los partidos y a los países en específicos para mejorar la concientización, la acción y la responsabilidad para poner fin a la violencia contra las mujeres dentro de los partidos políticos, fortaleciendo así la membresía de las mujeres y sus roles sobre la base de una mayor igualdad.

Imagen de Paloma Román Marugán

1. La violencia contra las mujeres que se dedican a la política es una muestra más de la violencia en general contra ellas. En el ámbito político es muy amplia, debido a que tradicionalmente se ha considerado un espacio masculino, y por tanto, aún se considera a las mujeres políticas, como intrusas y, por ello se las combate fieramente.
2. La tasa de denuncias es baja, pero evidentemente es mayor que en otros entornos, porque las mujeres políticas son la vanguardia que ha de luchar por erradicar todo tipo de violencia, y saben que para ello es preciso poner la cuestión en el debate público, y ello supone visibilizar con denuncias. Y se ha de seguir por ese camino, es decir, incrementándolas.
3. Las redes sociales son un foro público tan interesante como condenable por algunas de las actitudes que allí se constatan. Son una jungla, donde se camufla la cobardía que rodea a quien utiliza agresiones sexistas contra las mujeres que se dedican a la política.
4. Por todas estas razones, mi mensaje para todas aquellas mujeres que tienen el coraje de defender a las demás en el complejo universo político, les pediría que no flaquearan, que mostraran valor frente a la cobardía, y que cualquier triunfo por pequeño que parezca, será un paso de gigante en esta lucha.