Elizabeth Salguero

Español
Día de la entrevista: 
12/15/2009
Título: 
Diputada y presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados de Bolivia

“Pero por otro lado también está el desafío, no solamente en Bolivia sino en la región, de que las feministas, que estamos hace mucho tiempo en esta lucha, pasemos la posta a mujeres jóvenes, que trabajemos conjuntamente con ellas, que fortalezcamos sus liderazgos. Tenemos que dar espacio a nuevas generaciones, y creo que ese es el desafío. Por eso digo de ida y vuelta, primero de las jóvenes y segundo de nosotras.” - Elizabeth Salguero

iKNOW Politics: Quisiera comenzar preguntándole acerca de sus inicios en la política y pedirle una breve reseña de tu trayectoria. ¿De qué manera ha influido su condición de mujer en dicho proceso?

Soy licenciada en comunicación social, con una maestría en planificación regional. Me inicié alrededor de 1990, haciendo mía la lucha por los derechos de las mujeres, en particular de las mujeres dentro de los pueblos indígenas. He trabajado con las organizaciones de mujeres, primero como coordinadora nacional hacia la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing, 1995). Fue un proceso muy rico, por primera vez las mujeres reflexionamos juntas sobre los temas propuestos en la Plataforma de Acción para la Mujer (Beijing). Y en particular en Bolivia, fue la primera vez en que se visibilizó el trabajo de las mujeres indígenas, campesinas y originarias. El informe del país, se elaboró en una serie de encuentros y talleres que tuvieron las organizaciones de mujeres indígenas, campesinas y originarias. Ahí vimos que teníamos todo un desafío para incorporar la interculturalidad en nuestro trabajo, así como la lucha contra la violencia y la discriminación.

Posteriormente fui coordinadora nacional de la Articulación de Mujeres por la Equidad e Igualdad (AMUPEI), instancia de seguimiento del proceso de Beijing. Hicimos de ella una plataforma de trabajo para incidir en los tres poderes del estado, el legislativo, el ejecutivo y el judicial, en función de implementar el Plan de Acción Mundial sobre la Mujer. Luego volví a trabajar en diversos medios masivos de comunicación, con agencias internacionales de cooperación, y como consultora en temas específicos de las mujeres. En el año 2005, se me invita a ser candidata a una diputación por el MAS (Movimiento al Socialismo, partido del actual presidente Evo Morales). Para mí fue un honor y un reconocimiento, era el desafío que estábamos buscando, a nivel personal y grupal, las organizaciones de mujeres. Ya no se trataría de incidir desde fuera, sino de luchar dentro del estado por los derechos de las mujeres. Fue grata y grande mi sorpresa, no fue un logro personal sino colectivo. Con el apoyo de los movimientos de mujeres llegué al parlamento nacional.

En el parlamento he participado como miembro de la Comisión de Relaciones Internacionales, luego me nombraron presidenta de la Unión Interparlamentaria-Bolivia. He sido vicepresidenta de la Comisión de Política Social y actualmente soy presidenta de la Comisión de Derechos Humanos. No puedo negar que efectivamente, a pesar de los grandes avances en el mundo y en el país sobre los derechos de las mujeres, sigue siendo difícil para nosotras ejercer en la vida cotidiana estos derechos. En Bolivia tenemos un marco normativo muy avanzado, más aún con la Nueva Constitución Política del Estado (2009). Pero nos topamos con una sociedad machista y patriarcal. Nos cuesta mucho a las mujeres llegar al poder real, ser reconocidas como lideresas, y tener igualdad de oportunidades para desempeñar cargos de poder. Por ejemplo, en esta legislatura soy la única mujer que ejerce la presidencia de una comisión. El reconocimiento que vamos logrando es a costa de un trabajo muy fuerte al interior de nuestras estructuras, con un fuerte apoyo también colectivo de las mujeres.

iKNOW Politics: Teniendo en cuenta el rápido ascenso del MAS, hasta ganar sucesivos procesos electorales, el último con más del 60% de los votos ¿Cuál ha sido el rol de liderazgo político femenino en este proceso?

Desde un inicio ha sido muy importante la participación activa y orgánica de la Federación de Mujeres Campesinas de Bolivia Bartolina Sisa. Esta Federación es uno de los movimientos sociales que forman parte del MAS, que se define como “instrumento político” de los movimientos. La presencia de las mujeres indígenas, campesinas y originarias, se ha puesto de manifiesto en diversos momentos. Silvia Lazarte fue Presidenta de la Asamblea Constituyente; la compañera Leonilda Zurita es parte de la dirección nacional del MAS; Nemesia Achacollo y Sabina Orellana son parlamentarias; otras compañeras indígenas, como Celina Torrico, Casimira Rodríguez, Celinda Sosa, han sido ministras. Hemos tenido varias mujeres en el gabinete, lamentablemente actualmente solo hay dos ministras.

Esperamos que con la Nueva Constitución avancemos a la paridad. De hecho las mujeres indígenas, campesinas y originarias, forman parte del gobierno de Evo Morales a diversos niveles, pero la participación es aún minoritaria. No es que esto recién comience con el MAS, pero se está profundizando. La primera indígena diputada fue Remedios Loza, una mujer de “pollera”, de La Paz, que pertenecía al partido Consciencia de Patria (CONDEPA). Nos queda mucho por hacer, pero debo reconocer que a pesar de una visión patriarcal, que se refleja en los partidos políticos y en diferentes esferas de la sociedad boliviana, también existen compañeros muy solidarios y muy comprometidos con los derechos de las mujeres, que nos abren las puertas y nos apoyan para que podamos agendar nuestros temas y acceder a posiciones de poder. Lo que sucede es que, a veces, debemos trabajar el doble o el triple que los hombres para conseguir lo mismo.

iKNOW Politics: En su opinión ¿cuáles son los principales aportes de la Nueva Constitución boliviana en relación a la mujer y su participación política?

En primer lugar la Nueva Constitución Política del Estado utiliza un lenguaje no sexista. En segundo lugar, los derechos de las mujeres están de manera transversal en todos, absolutamente todos los capítulos de la Nueva Constitución. No hay un “régimen particular” de las mujeres, sino que el enfoque es transversal a todos los temas. En cuanto a la participación política de las mujeres, el artículo 11 afirma que Bolivia adopta para su gobierno la forma democrática, participativa, representativa y comunitaria, con equivalencia de condiciones, entre hombres y mujeres. Equivalencia quiere decir paridad. Tenemos el gran desafío de cómo en las elecciones próximas (diciembre 2009) se garantice esto al igual que el artículo 147, donde se lee que en la elección de asambleístas se garantizará la igual participación de hombres y mujeres.

iKNOW Politics: Las bancadas femeninas parlamentarias han tenido mucho éxito en diversos países, en Bolivia existe la Unión de Mujeres Parlamentarias de Bolivia (UMPABOL) ¿cuál es su rol? ¿cómo está funcionando en estos momentos?

Bueno, yo quiero ser autocrítica al respecto. Hubiera sido un espacio muy interesante para trabajar las mujeres de los diferentes partidos políticos, para, más allá de nuestras diferencias, plantear reivindicaciones conjuntas. Lamentablemente esto no ha sido posible. La UMPABOL ha ido languideciendo, no ha logrado incidir en el parlamento nacional. Creo que ha habido una falta de liderazgo para poder lograr, más allá de nuestras diferencias, unirnos con el fin de trabajar por la causa de las mujeres. Este espacio no ha sido reconocido por las mujeres de los diferentes partidos políticos. Es importante mencionar, sin embargo, que se abrieron otros espacios desde la sociedad civil. Por ejemplo, un comité impulsor para promover la agenda legislativa desde las mujeres. Este comité ha sistematizado todas las leyes presentadas por las mujeres, ha identificado las leyes en elaboración, y actualmente es una instancia de coordinación, que esta trabajando muy activamente, para lograr que estas leyes y las que deben implementar los principios de la Nueva Constitución se viabilicen, en base a una sólida alianza entre las parlamentarias y las organizaciones de mujeres.

iKNOW Politics: ¿Qué sugerencia le daría a jóvenes que están involucradas, o quieren involucrarse, en política y ven esto como algo inaccesible?

Bueno yo creo que es de ambos lados ¿no? Por ejemplo, en Bolivia, con la Nueva Constitución se abre la posibilidad de que hombres y mujeres jóvenes, a partir de los dieciocho años, puedan ser parlamentarios o parlamentarias en la nueva Asamblea Legislativa Plurinacional. Es muy importante que los jóvenes asuman esta oportunidad, identifiquen y fortalezcan sus liderazgos, para poder ser candidatos y candidatas y llegar a ser parlamentarios o parlamentarias. Pero por otro lado también está el desafío, no solamente en Bolivia sino en la región, de que las feministas, que estamos hace mucho tiempo en esta lucha, pasemos la posta a mujeres jóvenes, que trabajemos conjuntamente con ellas, que fortalezcamos sus liderazgos. Tenemos que dar espacio a nuevas generaciones, y creo que ese es el desafío. Por eso digo de ida y vuelta, primero de las jóvenes y segundo de nosotras.

iKNOW Politics: ¿Cuál ha sido el rol de las redes en su trayectoria política? ¿Considera que son importantes para avanzar en la participación y liderazgo político de las mujeres?

Por supuesto que las redes son muy importantes. Sirven para intercambiar experiencias, para fortalecer la incidencia a nivel regional, para que las luchas locales adquieran nuevas dimensiones. Aprendemos de otras compañeras que están en la red y nos fortalece su presencia y sus experiencias. Es fundamental contar con redes, que nos comparten no solo experiencias, sino también documentos, ideas y proyectos que siempre fortalecen nuestro trabajo local.

iKNOW Politics: Una pregunta final y hacia el futuro: ¿Cómo le gustaría ser recordada? ¿Cuáles son los logros más importantes que ha alcanzado en relación al avance de las mujeres aquí en Bolivia?

Creo que lo más importante es, o sería, que lo que se ha logrado en la Nueva Constitución se concretice con el trabajo conjunto de las mujeres. Hay que remarcar y reforzar el trabajo colectivo, las luchas no son solamente personales, los resultados son frutos del trabajo colectivo. Como dije anteriormente, el reconocimiento de los liderazgos de las mujeres es fundamental, pero todo descansa sobre un respaldo colectivo. Eso quisiera dejar como fruto de mi trabajo. Superar lo que siempre se dice, que las mujeres somos enemigas de las mujeres. En segundo lugar me gustaría que en Bolivia se desarrolle un fuerte control social y vigilancia, exigibilidad por parte de las organizaciones de las mujeres de la sociedad civil.

No basta con que los derechos estén reconocidos en la Constitución, los tenemos que ejercer y garantizar Por último, no basta con incrementar la cantidad de mujeres que vayamos accediendo a espacios de poder, debemos garantizar la calidad de la representación. Y con eso me refiero a que tengamos una conciencia de géneros o género, no solamente en relación a los derechos de las mujeres, sino también en relación con los derechos de otros grupos como los que reivindican las diferentes orientaciones sexuales. Sus derechos también están en los enunciados constitucionales, pero hay que concretizarlos y garantizarlos. Hemos visto que muchas mujeres al acceder al poder se olvidan de las mujeres. Creo que eso también es parte de la exigibilidad que tienen que demandar las organizaciones de mujeres, vigilar para que estas mujeres realmente representen los derechos de las demás cuando lleguen al poder.

 

 

 

Share this article with your social networks: